Saturday, August 8, 2009

Con una buena pala, cavamos hasta China

No podía creer que estuviese sucediendo. Después de pasar tremenda odisea hace como tres semanas (como se expone en el "post" anterior) en la oficina de desempleo para que me entrevistaran, aún no me habían pagado. Cuando llamé a la línea de Servicio al Cliente, (o como a mi me gusta llamarla, la línea de Llame y Espere a Ser Mal Atendido) el alegre representante me indicó que no me pagarían hasta que no acudiera a la entrevista. De más está decir que casi me lo como por el teléfono. Aún así, toda la conversación acabo en que tenía que ir de nuevo a repetir todo el proceso. Angustiada, le hice el cuento a mi tía, quien trabaja en una agencia de gobierno que no tiene nada que ver en esto y prefiero dejar en el anonimato. Ella me dio la receta secreta para bregar con el Gobierno de Puerto Rico: una pala. Ésta pala es de una variedad bien específica: no sirve para cavar un hoyo en el jardín, ni para mezclar cemento. Sirve para no hacer filas, para conseguir empleos decentes sin estar capacitados, y para que te atiendan de manera civilizada en agencias de gobierno. Claro está que todo depende del tipo de pala, ya que existen varios niveles en los cuales uno se puede relacionar con dicha herramienta.

El primero es ser hijo o nieto de la pala. A ésta persona la pala le puede conseguir toda clase de beneficios, desde el empleo antes mencionado, taquillas de conciertos, “delivery” de toda clase de productos y servicios a cuenta de otros empleados, y otras cosas tan insólitas que ni me atrevo a mencionarlas. El segundo nivel viene siendo ser sobrino, primo, o amigo íntimo de la pala. Ésta persona no recibe tantos beneficios como los de primer nivel, pero se puede conseguir su taquillita, y tal vez un trabajito si ya los nenes de la pala están empleados. Quedan entonces los niveles tres y cuatro, que componen hijos de amigos y amigos de amigos respectivamente. Éste era el tipo de pala que mi tía me había conseguido, la del nivel cuatro: la sobrina de la amiga de un amigo de la pala. Con una pala de este tipo lo más que se puede conseguir es no hacer una fila, pero considerando que aquí hay que llegar a las 5:30am a una oficina que abre a las 8:00am, pues no me quejé.

Aunque, por si las moscas, me preparé para perder mi día de nuevo allí, la visita fue totalmente diferente a la anterior. Al llegar a la oficina y preguntar por mi pala (no la de jardín) no tardaron ni diez minutos en encontrar la raíz de mi problema: la inepta empleada que me hizo la entrevista, en vez de ingresar mi información en el sistema como indica su descripción de trabajo, decidió ponerlo en un folder para hacerlo después, y luego lo olvidó. Ese simple pero importante detalle era lo que había atrasado mis pagos por casi un mes. Mi pala resolvió el asunto, pero aún así el daño estaba hecho: a pesar de que consiguió ingresar mi información y que me pagaran lo que tenía acumulado, dicho pago no llegaría hasta dentro de dos semanas. Casi un mes y medio sin ingreso a causa de la procrastinación de una empleada.

Pero en fin, doy un millón de gracias a mi pala, el Sr. Jorge Hernandez, por tratarme con tanta amabilidad sin conocerme; porque me ahorré la fila y me resolvió el asuntito con mucha rapidez. Y sobre todo, porque si así es como me tratan con pala, no quiero saber cuanto tiempo más de dos semanas hubiese tenido que esperar por mi dinero de no tenerla.

Friday, August 7, 2009

Fin de semana largo; o de la eficiencia del gobierno

21 de julio de 2009


“Está cerrado ya… y es mejor que venga temprano mañana porque despues no abrimos de nuevo hasta el martes”. ¡¿Hasta el martes?! Pero, ¿hoy no es martes? ¿O es que ya hasta eso se me olvidó, y realmente hoy es jueves? Traté en vano de recordar donde había perdido esos últimos días de la semana, cuando miré mi teléfono celular y me di cuenta que, en efecto, hoy era martes. Procedí a preguntarle a la eficiente señorita –que se gana su salario de Gobierno dando respuestas ambiguas desde su escritorio mientras habla por teléfono, en lo que yo trato de cobrar el seguro por desempleo- por qué la oficina estaría cerrada casi una semana, y su respuesta por poco hace que me desmaye:

“Porque el sábado es día de fiesta”.

No hay duda alguna que los días de fiesta de este país, además de más numerosos que en cualquier otro en el mundo, son para el Gobierno. A excepción de esos días como Navidad y Año Nuevo, todo funciona normalmente en días de fiesta: centros comerciales, oficinas privadas, supermercados, y hasta los bancos por medio día. El Gobierno, sin embargo, “descansa”. Claro, con todo el trabajo que estan haciendo, deben estar super cansados. Y libre Dios que ese día caiga sábado, porque ya que el Gobierno no trabaja los sábados, se toman el lunes para celebrar el día.

Así que este fin de semana para hacerlo especial, el Gobierno de Puerto Rico se toma unas mereciditas “vacaciones” desde el jueves 23 de julio hasta el martes 27, para celebrar el Día de la Constitución del E.L.A. Entonces nos quejamos de que hay que hacer fila desde las 5am en una oficina que abre a las 8 para poder salir antes del mediodía y que el gobierno no hace nada. ¿Pues que van a hacer con tanto día libre? Un día de estos nos levantamos con una propuesta para extender los fines de semana a cinco días, a excepción de semanas feriadas, cuando el Gobierno solo trabajará lunes. Eficiente ¿no?

Más que amigos....

“Probamos el oro en el fuego; distinguimos a nuestros amigos en la adversidad” Isócrates.

Tengo sobre 200 “friends” en Facebook. Pero éste espacio es para agradecerle a mis verdaderos amigos: los que puedo contar con las manos. Los que han pasado conmigo verdaderas pruebas de amistad. Los que están aquí en este momento difícil de mi vida, dándome apoyo y sacando de donde no tienen para ayudarme, cómo sólo lo hacen miembros de la familia. Los que si no fuera por ellos, ya me hubiera vuelto loca de desesperación. Ustedes saben quiénes son. No tengo palabras para agradecerles. Los amo.

Thursday, August 6, 2009

Mejor al derecho, que al revés....

Hola mi gente,

Ya he recibido de varias personas el email informando sobre como si pones tu número de pin en una ATM al revés (ejemplo: si es 1234, marcas 4321) al ser asaltado en la misma, la máquina te dará el dinero, pero también informara a la policía de lo sucedido. Lamento informarles, queridos amigos y conocidos, que esto no es cierto.... tal ATM no existe. Lo cual es un poco lógico, porque ¿qué tal si mi número es 4554? Obvio la máquina te dará el dinero, pero creanme que la policía no se va a aparecer por to' eso. Así que si -Dios no lo quiera- en alguna ocasión tienen la mala suerte de que algún desesperado por la situación económica de este país, en un arranque de locura, decide asaltar gente en la ATH del Banco Popular de San Patricio, y les toca a ustedes, mi consejo es que marquen el pin correcto y le den el dinero que sea, no vaya a ser que la máquina se coma la tarjeta y por estar haciendole caso a "FWD's" estupidos terminen en una situación peor.

Los quiero mucho!!!

Mi monstruo

Antes que nada, les quiero dar la bienvenida. Comencé un "blog" inspirada en una buena amiga, quien hizo el suyo para llevar nota de sus experiencias viviendo en Francia. Gran idea, ya que la palabra escrita le da permanencia a las cosas pasajeras. Entonces pensé: "¿Qué tal uno de mis andanzas, aunque casi todas sean en la patria?" Porque dejenme decirles, lectores, que esas andanzas -especialmente en éste tiempo- no están nada fácil. Quería un espacio donde compartir con otros esas experiencias insólitas que vivimos día a día; cosas comunes como el tapón de la mañana, y otras no tan comunes como ganarse la lotería. En fin, aquí encontraran de todo: cosas buenas y malas; cosas tristes, pero graciosas porque son ciertas; momentos felices, y no tantos; pero ahí vamos. Bienvenidos a un pedacito de mi mente.